auditor novato

¿Ya soy un Auditor / Auditora?

Frecuentemente se ven comentarios en medios como Linkedn y similares anunciando con mucho orgullo que se ha completado satisfactoriamente un curso IRCA de Auditor Líder de Sistemas de Gestión de la Calidad o de cualquier otra disciplina. Hay que felicitarlos porque ese curso IRCA, impartido por muchos franquiciados (generalmente Organismos de Certificación), es muy exigente: 5 días de teoría y práctica, con evaluación continua y un examen final de 2 horas no tan fáciles de aprobar. Me consta porque llevo más de 20 años impartiéndolo para un organismo de certificación muy conocido. Dicho esto, sin embargo quisiera aclarar que no basta el certificado que otorga el IRCA para considerarse auditor o auditora. ¿Qué se necesita, entonces?  

Para poder calificar como auditor/auditora es necesario o deseable, según el caso, cumplir las directrices de la ISO 19011:2018, 7.2.4 Logro de la competencia del auditor: 

La competencia del auditor puede obtenerse usando una combinación de lo siguiente:

  1. Completando exitosamente los programas de formaciónque cubren los conocimientos y habilidades genéricos de un auditor; 
  2. Experiencia en una función técnica, de dirección o profesionalpertinente que involucre el ejercicio de juicio, la toma de decisiones, la solución de problemas y la comunicación con miembros de la dirección, profesionales, pares, clientes y otras partes interesadas pertinentes;
  3. Educación/formacióny experienciaen una disciplina y sector de sistemas de gestión específicos que contribuye al desarrollo de la competencia global;
  4. Experiencia en auditorías adquirida bajo la supervisión de un auditor competente en la misma disciplina.

Aprobar el curso IRCA de la disciplina pertinente sería suficiente para cumplir el punto 1).  

El punto 2) solo podrían cumplirlo aquellos que hayan trabajado en una empresa cualquiera por un tiempo suficiente (generalmente entre 2 y 4 años). Obviamente esto no lo cumpliría un recién graduado de una universidad, instituto técnico o profesional.

El punto 3) implica haber adquirido formación y experiencia de trabajo en la disciplina pertinente. Esto puede lograrse como parte del cumplimiento del punto 2).Generalmente se pide que, de los 4 años, al menos los dos años más recientes se haya implicado en actividades relacionadas con la gestión del sistema de una disciplina específica: calidad, medio ambiente, etc.

Pero, ahora viene lo más difícil: cumplimiento del punto 4).La experienciaen auditorías solo se puede adquirir participando en una serie de ellas bajo la supervisión de un auditor competente. ¿Cómo? Esto depende del tipo de calificación deseada: Auditor de primera parte (auditor interno), auditor de segunda parte (auditor de proveedores) o auditor de tercera parte (auditor externo independiente o de certificación).

Auditor de primera parte – Lo ideal sería que la persona participe en auditorías internas de la empresa bajo la tutela de un auditor interno calificado. Desafortunadamente esto no se toma muy en serio en muchas empresas, especialmente las pequeñas y medianas. A veces se declara calificado un auditor interno con su participación en una sola auditoría interna y sin una formación previa suficiente.

Auditor de segunda parte – Igual que para el auditor de primera parte, pero asegurando que tenga un buen conocimiento de los productos o servicios que se compran al proveedor.

Auditor de tercera parte – Este es el que tiene más necesidad de ser competente, especialmente si piensa dedicarse a realizar auditorías de certificación. Aparte de cumplir estrictamente los puntos a), b) y c),la experiencia solo la puede adquirir bajo la tutela de un Organismo de Certificación. Esto consiste en participar en una serie de auditorías de certificación bajo la supervisión de un auditor líder calificado. La secuencia generalmente es la siguiente: una auditoría como observador (no audita), una o más como auditor en formación (acompañado por el auditor líder u otro auditor calificado) y, finalmente, una o más auditorías individuales a procesos específicos, comenzando por los generales y eventualmente los del negocio. El auditor líder prepara un informe sobre la actuación del auditor en formación en cada auditoría. Este proceso sigue hasta que el auditor líder lo considera suficiente y, por lo tanto, la duración puede variar de persona en persona. 

Una vez calificado como auditor, casi siempre se trata de seguir progresando en la profesión y llegar a ser auditor líder. Para esto también es necesario pasar por un proceso de calificación a través de una serie de auditorías actuando como auditor líder, pero supervisado por un auditor líder calificado. El número de auditorías necesarias puede variar en cada caso. 

Espero que con esto haya quedado claro lo que implica calificar como auditor o auditor líder de sistemas de gestión. Es una profesión muy exigente pero muy interesante. Al ejercerla se aprenden muchas cosas que van más allá que la simple verificación del cumplimiento de los requisitos de una norma y que podrían ser útiles si, eventualmente, la persona quiere dedicarse a formación o a consultoría.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

6 comentarios en “¿Ya soy un Auditor / Auditora?”

  1. Un artículo muy clarificador. Efectivamente es una cualificación que se parece a una carrera de obstáculos y que al final si se sigue lo que expone, se consigue un buena formación para poder ofrecer buenas garantías a los futuros auditados. Muchas gracias por el artículo

    1. Gracias por el comentario Eduardo. Pero no basta con la formación, hay que tener el coraje y la iniciativa de educar a los que deciden estas cosas en la empresa para que se generen accciones positivas. Suscríbete a mi blog y al Grupo TopQuality Performance en LinkedIn para matenerte al día: https://www.topquality.es/?page_id=24

  2. Muy completo su artículo…ciertamente la formación no es solo como auditor, también como persona profesional debemos tener algunas habilidades y destrezas que pueden mejorarse con la capacitación constante. Gracias

    1. Tienes razón. Aunque solo sea para ser un buen auditor (que de por sí es una profesión respetable), la formación y mejora continua de conocimientos y habilidades es una necesidad, si se quiere progresar y mantenerse en ella.

  3. LUIS ORTIGOSA SANTACRISTINA

    Totalmente de acuerdo con el artículo, pero el problema que yo me estoy encontrando es que a las empresas certificadoras no parece interesarles el desarrollo del punto 4 respecto de facilitar la participación en Auditorías de Certificación como ‘observador’ y menos aún como auditor en formación. Y me consta que, en la actualidad, necesitan auditores ‘free lance’ para abordar la carga de trabajo que tienen.

    1. Luis, tienes razón. Lo que pasa con las certificadoras hoy en día es que buscan candidatos que puedan auditar más de una disciplina. Por ejemplo, si tu puedes auditar calidad, medio ambiente y riesgos laborales, te aseguro que tendrán mucho interés en contratarte. Pero si solo vás por calidad, su interés será bajo ya que sobran los auditores disponibles para calidad. Es la ley de la oferta y la demanda de la que tampoco nos salvamos los auditores. Lo único que puedo aconsejarte es que trates de relacionarte con empleados de la certificadora y, con mucha paciencia, irlos convenciendo de lo mucho que ganarían formándote como auditor de certificación 🙂

Responder a Topalmi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *